respeto_medio_ambiente.jpg

ÁHORRAR RESPETANDO EL MEDIO AMBIENTE

Revista Natural

¿Cómo ahorrar respetando el medio ambiente? Aquí tienes 25 consejos que nos ayudarán a contribuir desde nuestros hogares para que cambie el mundo.

• Antes de comprar un producto pregúntate si realmente lo necesitas. Cualquier consumo innecesario es antiecológico.
• Sé crítico con la publicidad. Mira las cualidades de los productos, no los sueños que te venden en los anuncios.
• Antes de tirar cualquier cosa a la basura, piensa si se puede reutilizar, reciclar o reparar, o si puede ser útil para otra persona.
• Evita las latas de bebidas. Vale más el envase que su contenido y apenas se recuperan. La energía necesaria para producir y transportar una lata equivale a la mitad del bote lleno de petróleo.
• La energía que producen las pilas es más de 600 veces más cara que la de la red. Conecta los aparatos a la red siempre que sea posible. Si es imprescindible usar pilas, procura que sean recargables.
Nunca tires las usadas a la basura.
• Desconecta los aparatos eléctricos de la red cuando no están funcionando. Algunos aparatos (como televisores) siguen gastando hasta un 33% de la energía.
• Prescinde de los electrodomésticos innecesarios como cepillos de dientes, abrelatas, cuchillos eléctricos, etc. Ten en cuenta los criterios de ahorro energético al comprar nuevos frigoríficos, lavadoras, etc.
• Las bombillas de bajo consumo son más caras que las normales, pero duran hasta 8 veces más y consumen la quinta parte de energía para dar la misma cantidad de luz, con lo cual se termina ahorrando energía y dinero.
• Evita los aerosoles. Contienen CFCs (causantes de la destrucción de la capa de ozono) u otros gases que también contribuyen al efecto invernadero. Los pulverizadores son una buena alternativa y son recargables.
• La gran mayoría de los productos de limpieza que se anuncian no sólo son innecesarios sino también muy nocivos para el medio ambiente. Casi toda la casa puede quedar perfectamente limpia con jabón, bicarbonato, vinagre y limón.
• Los ambientadores no eliminan los malos olores sino que desprenden otros más fuertes que nos impiden detectar los primeros.
• Evita usar productos agresivos: limpia-hornos, lejía, etc., que impiden los procesos biológicos de depuración del agua. Nunca tires productos tóxicos, pintura o aceite de cocinar al desagüe.
• Para ahorrar agua, instala un sistema de doble descarga en el inodoro, ya que vaciar la cisterna entera supone gastar unos 10 litros. Repara los grifos que gotean. Una gota por segundo son 30 litros al día.
• Tapa siempre las cazuelas para no despilfarrar calor. La olla exprés es la mejor opción: ahorra tiempo y energía. Si no, son preferibles las cazuelas de hierro, acero inoxidable o barro antes que las de aluminio.
• En la alimentación, evita la comida basura o precocinada, ya que suele contener muchos aditivos y conservantes y viene sobre-empaquetada. Procura consumir alimentos frescos, de temporada y de producción local.
• Rechaza los alimentos envasados en bandejas de poliestireno expandido (corcho blanco). Los productos no son mejores porque vengan envueltos en plástico.
• Guarda los alimentos en la clásica fiambrera o tarros de cristal en lugar de envolverlos o taparlos con película de plástico o aluminio.
• Evita los productos que recorren grandes distancias antes de llegar al consumidor. Da preferencia a los de tu pueblo. No tiene sentido consumir miel chilena, cerveza mejicana o galletas danesas.
• Aprovecha bien el papel: úsalo por las dos caras, utilízalo reciclado y envíalo después a reciclar. Rechaza el papel blanqueado con cloro.
• Apúntate a la Lista Robinson para dejar de recibir publicidad personalizada por correo. Coloca un distintivo en tu buzón indicando que no quieres propaganda.
• Dile a tus padres que, si es imprescindible usar el coche para acudir al trabajo, lo compartan con otros compañeros o vecinos. En el tiempo libre o las vacaciones, no vayáis siempre en coche, explorad otras posibilidades de viajar o hacer excursiones en transporte público.
• Es absurdo pretender estar en manga corta durante el invierno, a costa de gastar mucha calefacción. Es preferible ponerse un jersey. En verano no abuses del aire acondicionado, que también libera CFCs.
• Evita los productos con PVC. Producen furanos y dioxinas cuando son incinerados.
• Si te ha caducado algún medicamento, no lo tires a la basura ni al WC. Llévalo a la farmacia, donde deben hacerse cargo de él.
• No acumules demasiados juguetes. Déja jugar tu imaginación. Evita los juguetes y la ropa deportiva importados del sudeste asiático ya que muchas veces son fruto del trabajo infantil y las fábricas suelen ser insalubres, peligrosas y contaminantes.


Si quieres saber más: http://www.encuentos.com