alarcos.jpg

EL CASTILLO DE ALARCOS

El castillo de Alarcos se encuentra en la parte más alta de un cerro que se eleva en la margen izquierda del río Guadiana, en el despoblado de Alarcos, a unos 8 kilómetros de Ciudad Real.
El castillo es un recinto rectangular de 100 x 60 metros que cuenta con una torre cuadrangular en cada una de sus esquinas, y otra más en el centro de sus lados. En el interior, aún sin excavar, se conservan restos de habitaciones abovedadas y un aljibe. Esta torre fue construida al mismo tiempo que la muralla, sobre una antigua construcción del siglo XI.
En este importante enclave también puede verse, situada en un extremo, la ermita dedicada a la Virgen de Alarcos, gótica de los siglos XIII y XIV, y con algunas transformaciones posteriores. Conserva restos de artesonados mudéjares y en su fachada principal, sobre la puerta, un imponente rosetón.

Historia

Este importante yacimiento ibero-medieval fue ocupado desde la Edad del Bronce, y tuvo varios momentos de apogeo: la época ibérica entre los siglos V-III a.C., y la Edad Media, centrada en el siglo XII.
De la época ibérica se han encontrado importantes restos por todo el cerro, tales como restos urbanos, un gran número de exvotos y esculturas de piedra zoomorfas.
El castillo fue construido por los árabes en el siglo IX. La ciudad medieval tiene una extensión de 33 hectáreas y se encuentra rodeada por una muralla de 3 metros de espesor. Fue construida en el siglo XII, poco antes de la batalla de Alarcos, siendo parcialmente destruida, como demuestra la gran cantidad de armas aparecidas junto a ella.
La Batalla de Alarcos, que tuvo lugar aquí en el año 1195, supuso una grave derrota para el ejército cristiano. A partir de ese momento comenzó el declive de Alarcos. Alfonso X fue incapaz de repoblar la zona, por lo que trasladó a sus habitantes a una aldea próxima llamada Pozo Seco de Don Gil, donde fundó Villa Real en el año 1255, la actual Ciudad Real.

Si quieres saber más: http://www.castillosnet.org