luna-1.jpg

EL DÍA QUE LA LUNA DESAPARECIÓ

Paula Coliqueo


En la Vía Láctea se reunieron varios planetas a deliberar. Estaban cansados de que la Luna fuese la protagonista de las noches de la Tierra, mientras que ellos, debían ser observados con prismáticos por los seres humanos.
Irritados y celosos, tramaron un plan, iban a juntar toda su energía para sacar a la Luna del sistema solar.
Esa noche la Luna se preparó muy coqueta para salir llena y radiante a dar su espectáculo y saludar a sus admiradores, que la esperaban en la orilla del mar.
Cuando la Luna salió, los planetas le lanzaron toda su energía, entonces la Luna comenzó a girar en forma de espiral y de pronto… desapareció, dejando la noche totalmente oscura.
Los habitantes de la Tierra, sorprendidos, empezaron a dar la noticia del insólito fenómeno.
Unos decían que las nubes la habían tapado, otros hablaban de eclipses...
-¡Es cuestión de tiempo! -exclamaban.
Los perros comenzaron a aullar al unísono y la marea comenzó a retirarse tan velozmente que dejó todas las rocas al descubierto.
La Luna, triste y perdida, apareció en otra galaxia lejos de la Tierra, sin saber qué hacer.
Los planetas festejaban triunfantes, pero ninguno había pensado en quién la reemplazaría.
Pasaron las noches y la Luna seguía sin aparecer. Todo el mundo preguntaba por ella y ni siquiera los astrónomos sabían qué responder al extraño suceso.
Los planetas se divertían. Ahora que la Luna no estaba, ellos eran los protagonistas de las noches. Júpiter se jactaba de su tamaño, Saturno relucía sus anillos, pero Neptuno, Marte, Urano, Venus y Mercurio se inquietaron porque ellos eran más pequeños.
La Luna tenía miedo y lloraba, no conocía a ningún astro de esa galaxia. De repente observó un planeta conocido: era Plutón que andaba deambulando, entonces la Luna lo llamó:
-Pssh... Pssh... Discúlpame, pero... Tú eres Plutón, ¿verdad? -le preguntó
Plutón hizo un giro, sonrió al ser reconocido y le contestó:
-¡Siii! Hola, Luna, pero ¿qué hacés tú por aquí?
La Luna le explicó lo que había sucedido y Plutón se hermanó con ella, pensó un rato y le dijo:
-¡Ya sé lo que pasó! Fueron los planetas, primero me discriminaron a mí por ser chiquitito. Me decían planeta enano, que tenía muchos gases... y al final acabaron por echarme del Sistema Solar. Y ahora a ti, por ser tan bella y estar más cerca de la Tierra. ¡Son unos egoístas y envidiosos!
En la Tierra los seres humanos estaban muy preocupados. El cielo ya no era lo mismo sin la presencia de la Luna. Todas las noches salían multitudes a esperarla, pero la Luna no aparecía.
Mientras tanto, los planetas más pequeños empezaron a discutir con los más grandes por su ubicación, amenazando con volver a traer a la Luna si no llegaban a un acuerdo.
La Luna y Plutón pensaban cómo resolver su problema, hasta que la Luna dijo:
-¿Y si le preguntamos a las estrellas?
-¡Vale! -dijo Plutón entusiasmado.
Cada uno fue preguntando a todas las estrellas que se cruzaban cerca de su órbita, hasta que La Cruz del Sur, bien colocada, les dijo:
-¿Y por qué no le preguntan al Sol? Él es el único que tiene la fuerza suficiente para poder volver a alinearlos.
-¡Claro!, dijo la Luna, tienes razón, ¿pero cómo lo encontramos? preguntaron.
-Yo os voy a ayudar -contestó La Cruz del Sur.
Los planetas seguían peleando. No se ponían de acuerdo, cada uno iba modificando su posición para estar más cerca, pero perdían en ello tanta energía que se alejaban cada vez más de la Tierra y del Sol.
Mientras, en la Tierra todo iba cambiando. Al no estar la Luna, no podían medir el tiempo y los mares, las plantas y los animales estaban totalmente desorientados. Una mañana, al salir el Sol, empezaron a preguntarle si había visto a la Luna y le contaron sus problemas.
El Sol prometió ocuparse del asunto. Ese día hizo su trabajo y por la noche esperó a ver que sucedía. Le llamó la atención que Mercurio estuviese tan alejado y que Neptuno estaba más cerca. Todos los planetas de su órbita se encontraban desalineados. Muy enojado, les gritó:
-¿Qué está pasando aquí? ¿Por qué habéis cambiado de posición? ¿Dónde está la Luna?
Los planetas, asustados, no sabían que hacer. Ninguno se hacía cargo de la situación, hasta que Marte, arrepentido, le confesó lo que habían planeado. Cuando el Sol se enteró, se enfadó tanto que comenzó a generar un viento tan fuerte y caliente que los hizo estremecer, alejándolos aún más.
Los planetas, avergonzados, le pidieron perdón y juraron que traerían a la Luna de vuelta. Entonces el Sol, más calmado, les explicó que lo que habían hecho era una locura, que por su egoísmo habían desequilibrado todo el Sistema.
La Cruz del Sur, que estaba escuchando, fue a contarles la noticia a la Luna y a Plutón, que
aplaudieron felices y casi chocan en un abrazo.
En la Vía Láctea todo comenzó a girar, los planetas se alinearon y reunieron toda su energía para colocar a la Luna en su posición.
Venus tomó la palabra y en nombre de todos les pidió perdón y prometieron que nunca más discriminarían a nadie por ser diferente, la Luna los perdonó y les propuso salir todos juntos a iluminar el cielo.
Esa noche en la Tierra todos los seres observaban el oscuro cielo, hasta que de pronto apareció la Luna junto a todos los planetas y estrellas; y dieron un espectáculo tan maravilloso que lo celebraron con una fiesta que duró hasta la salida del Sol.



Si quieres saber más: http://www.encuentos.com