Girasol_y_rosa-baja.jpg

EL MEJOR LUGAR
Darío Levin
Entre todas las plantas, el girasol es la flor que más necesita la luz del sol. Su cuerpo se mueve y gira, para encontrarlo. Esta es la historia de un girasol y de una rosa que no se llevaban muy bien.
Una mañana, cuando el sol ya había salido, el girasol abrió sus ojos y se encontró con una gran sombra que cubría su cuerpo.
–¿Qué sucede? –se preguntó muy asustado.
La rosa, al ver el desconcierto de su compañero, le dijo:
–Muy temprano, el granjero decidió plantar un árbol. Y lo puso justo delante de ti.
–No puede ser. Necesito la luz del sol para vivir –se quejó.
–Ja, ja. ¿Qué se puede hacer? –se rió la rosa–. No me gustaría estar en tu lugar.
El girasol intentó moverse para un lado y para el otro, pero la luz no llegaba a ver. Tenía miedo de marchitarse. Veía a la rosa, con su tallo y hojas cubiertas por el sol, y le daba mucha rabia. “No puede ser que tenga tanta mala suerte”, pensó.
–¿Me ayudas a pensar qué puedo hacer para ver el sol? –preguntó la flor amarilla a su compañera.
–Ahora no puedo. Estoy tomando sol. Necesito juntar fuerzas para cuando sea de noche –contestó la rosa sin intención de ayudar.
–Por favor –le pidió el girasol–. No ves que si no recibo sol, me marchito.
–No puedo hacer nada –respondió la rosa–. No me gustaría estar en tu lugar.
Varios días pasaron, y el girasol se esforzaba mucho por tener algún rayo de luz, mientras veía a la rosa que disfrutaba del calor del sol. Sólo por las tardes recibía el girasol un poco de brillo. Pero un día, el cielo estaba tan negro, y había tantas nubes, que las flores se asustaron. De pronto, una intensa lluvia comenzó a caer y mojó todo a su paso. Sin embargo, el girasol se mantenía casi seco. Sólo una fina lluvia mojaba su cuerpo. Y veía a la rosa empapada por el agua.
Cuando la lluvia se detuvo, el girasol observó a su compañera y le dijo:
–¿Cómo te sientes, Rosa?
–¿No me ves? Estoy toda lastimada y arruinada –contestó muy triste la flor.
Era cierto. La rosa había soportado y sufrido la fuerte lluvia y el viento, mientras que el girasol estuvo protegido por el gran árbol que lo cubría. La rosa pensó en la suerte que tenía su compañero, pero no se animó a pedirle ayuda, porque cuando él le pidió ayuda, ella se rió de su desgracia. Sin embargo el girasol se estiró un poco hasta llegar a la rosa, y con una de sus hojas comenzó a secarla. La rosa sonrió y le pidió perdón por haberse reído antes. Desde ese día, ambos compartieron la luz del sol.



Si quieres saber más: http://dariolevin.blogspot.com/